Todas las cosas que heredamos de nuestras madres…

Al momento de nacer, heredamos toda nuestra genética de nuestros padres. La mitad va determinada por el cromosoma de nuestro padre y la otra mitad de nuestra madre.

Ahí tenemos escrito desde nuestro nacimiento todos los aspectos fisiológicos. Nuestro género, raza, color, color de cabello, tamaño, inclusive heredamos las enfermedades que alteran la genética y aprendemos de los comportamientos y costumbres se nuestros progenitores, por lo tanto también se hereda.

A veces ocurre que los genes dominantes se ocultan a los recesivos. Por lo tanto en muchos caso, obtenemos más características de nuestros abuelos o ancestros que de nuestros padres.

La genética es algo muy fascinante, especialmente cuando se mezclan ambos genes de los padres y se hacen presentes en sus hijos. Sin embargo hay cosas que heredamos únicamente de uno de nuestros padres. Aquí te queremos explicar, algunas de esas cosas.

Por esta razón dicen que te pareces a tus padres, en genética

La inteligencia: viene determinada directamente por el coeficiente intelectual de la madre, al menos a nivel científico se ha demostrado así. Aunque el padre no influye en la genética, si tiene impacto en el desarrollo y crecimiento del infante.

La belleza física: es un gen determinado principalmente por la madre, sin embargo, en caso de las hijas estas pueden heredar parte de la belleza tanto de su madre como padre. Los varones sólo heredan la musculatura y desarrollo corporal del padre. Los expertos aún no determinan cuál es la causa de esto.

Los hábitos alimenticio: se heredan de la madre a través de la observación, pues estamos hechos para absorber los hábitos alimenticios de nuestras progenitoras y adaptarnos a estos. Llegando incluso a cometer los mismos errores

La vida íntima de las mujeres está muy ligada a la herencia:  Según un estudio, se demostró que aquellas mujeres con vida de pareja poco activa sabían que sus madres pasaban por una situación similar. Incluso se podía deber al poco contacto que existía como madre-hija una de las causas.

Lo último y no menos importante, son las costumbres: Las niñas heredan costumbres de sus madres y aprenden a imitarlas, así como los varones con sus padres. Por lo tanto, la personalidad de los padres tiene impacto en la formación de la personalidad en el niño o la niña.